• 02/03/2024 13:08

Lo Que No Se Esucha: ¨Todos estos años de gente¨, Spinetta / Páez

Lo que no se escucha en una canción refiere a los recuerdos, sucesos y personas que le dan sentido a las melodías. Hay lugares y sensaciones a las que solo podes llegar escuchando música. Mayormente las canciones que te conmueven forman parten de la banda sonora de tu vida. Somos un poco lo que escuchamos, porque escuchamos lo que somos. Y si bien la idea no es escribir sobre música, buscaremos en la música historias para contar.

Por: Deja de Gritar

Quisiera decirle a la señora que me enseñaba mecanografÍa que fui un idiota que desperdicio una herramienta para el futuro porque no se bancaba las obligaciones y hacia del libertinaje un estandarte.

Las noches de junio en 2012 eran tenues pero la plaza San Martín tenía un brillo particular que hacía que buscaramos todos los días una excusa para ir a sentarnos un rato al banquito verde del medio. 

El trencito que me sacaba a pasear a las siete de la tarde era la matiné de la vida, con la ventaja que en aquellos viajes siempre volvíamos a casa y la comida estaba lista.  Son pocas las veces que nos vamos sabiendo que no volveremos.

Los recuerdos son una biblioteca que colecciona personas, una al lado de la otra. Como a los libros, no a todos los terminamos de leer, alguno fue más impactante que otro, hubo algunos innecesarios, están los que no entendimos y los recurrentes.

El lugar, las personas, la música, las costumbres y lo que hagamos con eso los primeros veinte años quizás determine quiénes seremos a lo largo de la vida. Vendrán otras vivencias pero esos primeros veinte determinan la esencia, serán las estructuras a las cuales nos vamos aferrar o, que intentaremos entender o destruir por medio de alguna terapia, hobbie o deporte.

Circulamos por la vida con nuestra neurosis y las expectativas que tenemos del mundo, hay pedazos de nosotros por todas partes. Los soles se van cargando de ausencias. Actualizamos las creencias inconscientemente mirando una serie, jugando videojuegos o leyendo una novela. 

Estar dando las gracias continuamente y fingir demencia son dos formas cobardes de negarnos a nosotros mismos. Cuelgo y descuelgo cuadros casi todos los días y en la casa de los espejos hay demasiado silencio. Son un montón de años de gente pero de momento no hay nadie, o quizás están todos y soy yo quien los descubrió un poco tarde.