En Santa Clara del Mar, un nene de 8 años encontró, mientras paseaba con su familia, un cráneo fósil que tiene una antigüedad estimada entre 400 y 700 mil años.

El hallazgo es relevante porque “no se tienen registros paleontológicos en la zona de una pieza tan entera”, comentó Jonatan Kaluza, paleontólogo del Conicet y uno de los responsables del descubrimiento de un dinosaurio acorazado de 74 millones de años.

Vicente, el niño del hallazgo, comentó que en una caminata con sus padres por la playa, encontró unos huesos aflorando que le llamaron la atención, y luego de sacar parte de la tierra suelta que lo cubría, vio que tenía dientes y le avisó a su papá.

Sus padres contaron que no es la primera vez que Vicente encuentra fósiles. «Anteriormente, encontró otras piezas, aunque no tan importantes, y está muy entusiasmado con el tema. Cada vez que podemos salimos a caminar, hace observaciones», comentaron al diario El Capital.

El hallazgo de Vicente

El cráneo fósil se encuentra en buenas condiciones e incluso cuenta con una primera vértebra. Los científicos que trabajan sobre la pieza sostienen que el resto del esqueleto debe estar tapado por esas mismas tierras, pero por el momento no hay un plan para comenzar con la excavación.

Kaluza detalló que lo que encontró el niño fue un resto de paleollama, un género extinto de mamíferos artiodáctilos, pariente de la llama, que evolucionó América del Norte y que se extinguió hace 12.000 años.

En este sentido, el científico agregó que la provincia de Buenos Aires se encuentra sobre sedimentos que pueden tener hasta dos millones de años, y “por eso es factible encontrar restos fósiles, pero este, en particular, es importante porque está bastante entero y nos da muchos datos de animal y la historia”, celebró.

Fuente: Página 12