Las centrales sindicales y las cámaras empresarias se reunieron una vez más en el marco del Consejo del Salario y, bajo la supervisión del Ministerio del Trabajo, definieron que el nuevo salario Mínimo, Vital y Móvil, que en febrero fue de 33 mil pesos, pasará a ser de 47.850 pesos hacia fin de añoSe trata de un aumento del ingreso mínimo del 45 por ciento que se pagará en cuatro tramos, y fue votado por unanimidad con 31 votos afirmativos y una abstención.

Luego del encuentro, tanto el ministro de la cartera, Claudio Moroni; su par de Economía, Martín Guzmán; los tres secretarios generales de la CGT y representantes de la CTA, junto a los empresarios, se dirigieron a Casa Rosada para ver al presidente Alberto Fernández y allí rubricaron el acuerdo. Durante el encuentro, el mandatario les prometió que el lunes se volverá a comunicar con ellos, para poder empezar a trazar en conjunto una estrategia que tenga el objetivo central de combatir la inflación.

Ese llamado va en línea con los anuncios que Fernández hará el viernes desde Tucumán, en el marco de una inflación que va aumento debido, entre otros motivos, a los efectos que provoca la guerra entre Rusia y Ucrania.

Cómo se pagará el aumento

Según explicó uno de los secretarios generales de la CGT, Héctor Daer, el Presidente suscribió en el Salón Eva Perón, el último acto que es la firma del acuerdo. Allí, quedó expresado que aquel va a tener a partir de abril un aumento del 18 por ciento, que es acumulativo del tres por ciento de febrero; luego, habrá un 10 por ciento más en julio, otro 10 en agosto y, según aclaró Daer, durante ese mes también se abrirá una revisión para evaluar si queda equiparado respecto al costo de la vida y la inflación. Por último, habrá un siete por ciento en diciembre, que podrá ser modificado.

«Ese es el acuerdo, se repite en los mismos tramos el Seguro de Desempleo porque no fue convocada la comisión, pero se utilizó un mecanismo utilizado en otras reuniones del consejo del salario y se replicará de la misma manera», detalló Daer. Además, el sindicalista aclaró que, «si uno anualiza en febrero se llega a ese valor, pero en agosto se vuelve a revisar el acuerdo con respecto a lo que venga sucediendo con el tema inflacionario en el país».

Otro de los presentes en la reunión fue Daniel Funes de Rioja, presidente de la UIA. Luego del encuentro, el empresario detalló que «nosotros habíamos concertado una posición que no llegaba a esta cifra. Hicimos un esfuerzo conscientes de buscar soluciones y tratando de transitar un camino en el complejo momento que viven la Argentina y el mundo por la incertidumbre que genera la pandemia y la guerra». En esa línea, agregó que «estamos convencidos que tenemos que actuar en conjunto para resolver los problemas del país, enfrentar los problemas globales y tener mayor inversión y crecimiento. Si podemos crecer, mejorar la producción, abastecer mejor al mercado interno y exportar más evidentemente todo va a ser mucho menos penoso. El crecimiento permite resolver problemas internos y también los problemas de deuda que la Argentina tiene».

Fuente: Página 12