Gracias a los «altos niveles de inmunización» obtenidos por la aplicación de vacunas contra la covid-19, «estamos más cerca de la endemia que de la pandemia», aseguró el investigador del Instituto Fleni y editor de The Lancet, Gustavo Sevleve, quien a la vez advirtió sobre las consecuencias del coronavirus en el cerebro.

«La vacuna cambió la historia. Nos salvó de la pandemia. Es eficiente para evitar la enfermedad grave. La infección hoy es parecida a una neumonía o a una gripe», afirmó el experto. «Tuvimos algunos problemas pero, una vez que alcanzamos los niveles esperables de inmunización, esto cambió la historia. La vacuna es el invento de la ciencia que más vidas ha salvado. Por eso hoy estamos más cerca de la endemia que de la pandemia, si no aparecen nuevas variantes. Pero, es necesario avanzar con la vacunación en todo el mundo», añadió.

Por la infección, «hay algún impacto en el cerebro. Hay muchos estudios que están investigando eso. Hay un estudio que compara pacientes que tuvieron Covid con quienes no padecieron la enfermedad. Y allí se puede ver un achicamiento del cerebro, en la zona del olfato», señaló Sevleve. «Hay mucho de los pacientes que tiene neblinas cerebrales, producto del ‘long Covid'», añadió. Al mismo tiempo, marcó la necesidad de realizar evaluaciones  y seguimientos, porque «la cuarentena fue un fenómeno inédito para la humanidad. Y los cuadros depresivos pueden estar más vinculados al aislamiento social y no tanto a los efectos del virus».

Los otros síntomas del «long-covid» que se están investigando

Otro de los fenómenos que se están investigando es el dolor de cabeza que persiste en los pacientes recuperados, repasó. «Posiblemente estos pacientes deben seguir estudiándose para determinar cuáles son las cosas que tiene que ver con el virus específicamente», estimó el especialista.

Sevlever recomendó que los pacientes de covid, consulten a su médico de cabecera tras el alta ya que hay que realizarse estudios cardiológicos y pulmonares. «El médico de cabecera es el único que puede entender qué es lo que va a pasar en el cuerpo a mediano plazo», comentó.

«Al covid lo conocemos hace dos años nada más», con lo cual no se sabe «cómo puede evolucionar» y «hay que generar información para saber qué pasa después para poder alertar ante posibles daños», observó.

Fuente: Página 12