Las personas mayores de 50 años, los trabajadores de la salud, la educación y las fuerzas de seguridad, los mayores de 18 años con comorbilidades y las personas gestantes podrán acceder desde este miércoles a la denominada «vacunación libre», es decir sin turno previo, en la provincia de Buenos Aires.

La medida fue anunciada este martes por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, al encabezar una conferencia de prensa en la sede de la gobernación, en la ciudad de La Plata.»Cada vez más grupos de la sociedad tienen en la provincia vacuna libre. A seguir empujando y cuidándonos, que ya va a volver la alegría», subrayó el mandatario bonaerense.

Hasta el momento, en la provincia de Buenos Aires cuanta con un padrón de inscriptos en vacunatepba.gba.gob.ar de 9.559.607 y un total de 7.489.775 vacunas aplicadas.

Del total, 6.131.181 corresponden a la primera dosis y 1.358.594 a la segunda.

De acuerdo a información oficial, el 95,84% de los mayores de 60 años ya fueron inoculados contra el Covid-19 en la provincia; así como el 82,78% de las personas de entre 18 y 59 años con comorbilidades.

Además se vacunó al 19,31% de quienes tienen 18 a 59 sin enfermedades previas; al 87,44% de los trabajadores docentes y auxiliares; al 74,82% del personal de seguridad y al 36,41% de las embarazadas.

En la rueda de prensa de esta mañana, Kicillof -que estuvo acompañado por el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el viceministro de Salud, Nicolás Kreplak- precisó que el beneficio de vacuna libre desde este miércoles abarca a «cualquiera de los grupos priorizados».

 

Además, en la conferencia de prensa, el mandatario provincial advirtió que en los últimos días los casos de contagios por coronavirus «comenzaron a crecer», renovó su pedido a los intendentes para que se controle «que se cumplan las medidas» de restricción para mitigar la propagación de la enfermedad y convocó a la ciudadanía a «seguir cuidándose de manera estricta».

«En los últimos días los casos empezaron a crecer. Lo vemos con preocupación. Llamamos a los intendentes a controlar que se cumplan las medidas y a la sociedad a ser conscientes. Todos estamos podridos del coronavirus, pero estar podridos, no hace que el virus se vaya», expresó Kicillof.

No obstante, remarcó que «no hay ningún plan de vuelta a las restricciones» y añadió: «Lo que estamos haciendo es seguir el pulso de la pandemia, de los contagios, intentando siempre restringir lo menos posible. Nuestro sistema de fases no es arbitrario ni sigue criterios políticos sino sanitarios».

Fuente: Télam